prensa

PRENSA

Lucas, noticia en la prensa inglesa

Martes, 22 de Diciembre del 2015

imagen prensa

Los espectaculares números de Lucas Pérez en la Liga Española están atravesando nuestras fronteras y son ya varios los medios de comunicación que informan sobre la espectacular  evolución del futbolista de Monelos en la presente temporada. El último ha sido el británico The Guardian, que en un artículo firmado por Sid Lowe cuanta las vicisitudes que atravesó Lucas para llegar al Deportivo y de qué manera ha logrado igualar un record que tenia en su poder el brasileño Bebeto. 

 

Este es el texto íntegro y traducido de lo que se publicaba en el citado medio el pasado 21 de diciembre.

 

Bienvenido a la historia. "Lucas Pérez se puso delante del punto de penalti y Bebeto se sentó delante del televisor. Era tarde en la noche del sábado en España, media tarde en Brasil, y el delantero estaba a punto de hacer, frente al Eibar, lo que había hecho contra el Barcelona, ??Sevilla, Las Palmas, Celta de Vigo, Levante y Atlético de Madrid. Su disparo engañó a Asier Riesgo y puso al Deportivo de La Coruña 1-0, en el curso para una victoria por 2-0. Era el séptimo partido de liga consecutivo en el que el delantero había marcado para su club. Sólo Bebeto había hecho esto para Depor antes, en 1993.  Lucas dijo después, esl brasileño que era  una "leyenda".

 

"Felicitaciones a Lucas Pérez en anotar durante siete juegos consecutivos, igualando un récord que sólo había alcanzado nunca en el Deportivo de La Coruña, hace más de 20 años", decía. "Bienvenido a la historia de este club increíble. Para ser un deportivista es ser bendecido, para ser eterna, y amado por los Riazor Blues, los aficionados más queridos en el mundo. Sentir el cariño de los aficionados que nunca olvidaré".

 

"Superlucas iguala a Bebeto", decía un titular. Este fue el séptimo partido consecutivo en el que había anotado; también fue su duodécimo gol de la temporada. Sólo Neymar y Luis Suárez tienen más; sólo dos españoles han anotado en siete juegos consecutivos en el último medio siglo (Quini en el Sporting de Gijón en 1979-80 y Dani Guiza en 2007-08 en Mallorca); y ningún gallego ha anotado más de 12 en una temporada. En el Depor, solamente Bebeto y Pahiño, el hombre que decía ser "de izquierda también" para jugar en la España de Franco, han llegado estos registros.

 

Pero no son sólo las estadísticas, que son significativos allí, es también el "gallego". El lugar, lo que significa. Lucas es brillante; también es uno de ellos.

 

Nadie más, aparte de Bebeto, había igualado estos números. ni siquiera Roy Makaay o Diego Tristán, ni Rivaldo ni Walter Pandiani - Jugadores que Lucas veía de pequeño. "Yo pasé mi infancia en Coruña”, dice Lucas. En 1988 Lucas fue a Riazor por primera vez,  cuando tenía cuatro años, al año Bebeto llegó al club. Su ídolo era Fran, el capitán que jugó su carrera de 17 temporadas en el mismo equipo. Cuando el Depor ganó la liga, Lucas estaba en Riazor y cuando ganaron la Copa del Rey contra el Real Madrid, en el Bernabéu, el día del centenario del club blanco, Lucas lo celebró en Cuatro Caminos. "Éxtasis", lo llamó.

 

Cuando marca, Lucas besa el escudo del Depor. No es un gesto vacío, es de nostalgia y de gratitud: "Yo estoy besando mi casa", dijo a El País. Este es su club, es sólo que le ha llevado mucho tiempo llegar aquí. Él puede parecer joven, puede jugar como un jugador joven, arrancando desde su propio terreno de juego, lleno de energía y ambición, pero él tiene 27. No ha sido fácil llegar hasta aquí.

 

Al igual que muchos niños en Galicia, su padre estaba en el mar, en algún lugar de la costa de Irlanda, y fue criado mayormente por sus abuelos. El tipo de chico que jugó con una pelota en todas partes  de la ciudad, pero que nunca llegó hasta el Deportivo. Sabía que el fútbol era una carrera, por lo que se fue a Alavés a los 16, pero esta era la etapa de Dimitry Piterman, y las cosas no funcionaron. Se dirigió al Atlético en 2007 - donde fue compañero de equipo de Koke - y luego al Rayo Vallecano. De allí se dirigió a Ucrania, durante dos años y medio, y luego continuó hacia Grecia.

 

Durante una entrevista, no hace mucho, Lucas miró por la ventana en el paseo marítimo más allá del cristal. "No hay estas vistas en Ucrania", dijo. Lejos de su familia, se había sentido solo y maltratado en un lugar donde "el 80% de la población es pobre y el otro 20% son multimillonarios". Describió los últimos cuatro meses en el Dinamo de Kiev, que se incorporó a préstamo del Karpaty Lviv, como los "peores meses de su vida". Cuando él se fue, se le dejó a deber dinero, pero estaba contento simplemente por el hecho de haber escapado. Las promesas se habían roto de forma rutinaria, incluyendo el de una vuelta a casa debido a problemas familiares.

 

El PAOK de Salónica era la mejor salida. "Los Griegos son unos señores ... los ucranianos no", dijo Lucas. La temporada pasada se unió a Deportivo en calidad de préstamo. El salir fue una batalla, pero parecía valer la pena estar en casa y aún más cuando anotó en su debut en Riazor. El problema era que entonces sufrió una lesión en la rodilla en el siguiente partido, que lo mantuvo fuera durante tres meses. Para el final de la temporada había anotado seis tantos en 21 partidos de liga. Incluido un gol ante el Barcelona en el ultimo partido de la temporada que le dio la salvación al Deportivo. Y este verano, el Deportivo lo fichó por € 1.5m.

 

Hubo ofertas diferentes a la del Deportivo, pero él estaba convencido de que no iba a ninguna otra parte. "Siempre he querido estar aquí", dijo. Había llegado a casa, y no estaba a punto de salir de nuevo si podía evitarlo. "No hay nada en La Coruña", dijo, "menos una cosa”. No estaba contento de que su equipo hubiera tenido que pagar por él.

 

Valió la pena, uno de los mejores negocios del  verano en España. Lucas ha marcado en siete partidos consecutivos, y contra equipos fuertes - incluye Sevilla, Barcelona, ??Atlético y el derbi gallego se compara favorablemente con los goles de Bebeto contra Logroñés, Zaragoza, Espanyol, Cádiz, Oviedo y Rayo Vallecano.

 

Mejor aún, la nota inicial de Bebeto y luego una carta abierta a Lucas publicada en La Voz de Galicia donde le deseaba suerte. El Deportivo no han perdido en ese plazo. Una carrera, recuerda, que incluye Barcelona y Atlético, los líderes conjuntos de la liga.

 

De esta circunstancia no solo se beneficia un jugador, si no todo el equipo. “El Deportivo están volando a lo largo de la autopista y no está dispuesto a poner sus intermitentes para salir en la siguiente salida” decía un informe. La Navidad llega, con el equipo que sobrevivió sólo en la última jornada de la temporada pasada.  Conm un equipo asentado en un lugar europeo. Tienen 26 puntos, el doble que a estas alturas la temporada pasada. Necesitan apenas 13 más para asegurar la supervivencia.

 

El entrenador Víctor ha construido un equipo extremadamente bien organizado que rompen con rapidez y defienden brillantemente, respaldado por un centro del campo, donde Pedro Mosquera, en particular, ha estado impresionante - y él es un chico de Coruña también. Ningún equipo ha recibido un menor número de disparos a puerta en lo que va de temporada, mientras que en el otro exteemo es Lucas quíen marca la diferencia.

 

"Lo que Lucas está haciendo es tremendo", dijo Víctor. "Hemos pasado mucho tiempo leyendo y escuchando a la gente elogiándolo y me gustaría unirme a ellos, porque no son solo goles, es que él nos da un trabajo espectacular. Él está martillando en la puerta de la selección nacional. Él es completísimo y estamos encantados de poder disfrutar de él ".

 

"Nuestro club se merece jugadores como este; jugadores humildes ", dijo Bebeto y hay algo contagioso acerca de la forma en que se aproxima a los partidos: la comunión entre él y la afición se ha completado, debido a la forma en que juega. Hay que tener en cuenta que su entrenador no acaba de llamarlo completo, añadió el superlativo para denominarlo “completísimo”.

 

"Soy feliz y eso se puede ver en el terreno de juego", dijo Lucas. Al escucharlo hablar - inteligente, genuina, clarividente - es imposible que no guste. Al oírle hablar de su viaje y de su familia es imposible no conmoverse; verlo jugar es imposible no conmoverse De alguna manera, las dos cosas van de la mano. En el terreno de juego, que siempre está en movimiento. Parece que lo es todo para él. Rápido, decidido, persiguiendo todo, hay una especie de desesperación acerca de la forma en que juega, la necesidad de ganar. Sin embargo, eso no lleva maldad. En cambio, es como si se estuviera recuperando el tiempo perdido. ¿Qué puede ser exactamente lo que está haciendo?.

 

Él está ahora en su hogar, del lugar en el que siempre quiso estar. Lucas dijo que daría cualquier cosa por tener a sus abuelos a su lado y que lo pudieran ver en Riazor. Preguntado recientemente acerca de cómo su familia sentía sus actuaciones Lucas respondió: "Ellos son felices con tenerme a su lado”. 

22.12.15.672.08.50lucas-theguardian.jpg

'; Volver